poco a poco – pagina 1 –

Creo que admitir que tienes un problema con el juego es algo muy difícil de hacer, en mi opinión, la sociedad tiene problema muy grande con el juego, me acuerdo cuando era pequeño ver esas máquinas tragaperras por todas partes, y ahora las mismas han evolucionado, convirtiéndose ahora en algo incluso mas peligroso, ahora son más sofisticadas y preparadas para hacer un daño mayor, muchas veces a costa de la situación de muchas personas, que son atrapadas y convertidas en enfermas.

Las razones son varias, la principal es: ahora el casino es más accesible, antes necesariamente tenías que irte a un establecimiento en concreto para poder jugar, muchas veces era algo que mantenías en secreto.

No obstante, ahora con todas estas nuevas plataformas online y aplicaciones móviles, el acceso es muy fácil, incluso afectando a menores de edad;  gente joven está siendo agregada en un espacio de posibles jugadores compulsivos, que antes estaba reservado a un sector de edad más viejo.

Mi familia siempre ha tenido problemas con la adicción, y me he convertido en un verdadero experto en el tema, de un conocimiento superficial con el paso de los años, he pasado a tener constancia de cómo funcionan muchas de estas plataformas.

Desgraciadamente muchas historias relacionadas con el mundo del juego se parecen bastante, los mecanismos que disparan la adicción son muy parecidos, las matemáticas detrás de las aplicaciones o las plataformas de juegos son muy similares en realidad, en el caso de este artículo introductorio vamos a ver diferentes casos de jugadores australianos.

Años despues de su experiencia | Denny Grantham

El caso de Dani llama mucho la atención porque es muy joven, otro por qué empezó a jugar de una manera muy inocente y sencilla, a través de entrevistas, nos cuenta cómo a partir de solo unos cuántos dólares empezó a convertirse en un adicto, una vez comprendió que a veces podía ganar empezó su pesadilla de verdad, al final, termino perdiendo una cantidad total que supera los 100000 dólares.

En imagen : Michael Shackleford

Mucha gente se sorprenderá cuando digo que se puede ganar en las máquinas, en las tragaperras y en el casino online, No obstante, esas herramientas son recaudatorias por naturaleza, esos juegos, con gráficos atractivos y coloridos están creados específicamente para que; a más apuestes, más termines perdiendo, todo ello de manera progresiva, y sin que te des cuenta.

Detrás de muchas de estas máquinas suele haber una persona que se encarga de los números y probabilidades, matemáticos expertos se encargan de diseñar máquinas que aseguran una rentabilidad (al casino), de manera que puedan sacar un beneficio aquellos que compran el juego / máquina tragaperras en cuestión, aunque parezca que puedes ganar contra una de estas maquinas, no es así, pues es todo una ilusión, y el propio Michael que las diseña lo dice en sus entrevistas:

“Muchos clientes se me acercan y yo les pregunto qué orden de beneficios prefieren un 90%, o más…a veces me piden ratios de ganancias absurdos, y aunque trato de convencerlos, terminó haciendo lo que me piden porque es mi trabajo”   – Michael Shackleford

luego son otros los que se encargan de los gráficos y otros elementos visuales, que muchas veces llama la atención de los potenciales jugadores. El sonido también es importante, cuando un jugador gana siempre tiene que acompañar un sonido alegre:

Mucha gente se sorprenderá cuando digo que se puede ganar en las máquinas, en las tragaperras y en el casino online, No obstante, esas herramientas son recaudatorias por naturaleza, esos juegos, con gráficos atractivos y coloridos están creados específicamente para que a más apuestes, más termines perdiendo, todo ello de manera progresiva, y sin que te des cuenta.

“Cuando preparo el apartado musical de unas máquinas tragaperras, intento que se olviden de los problemas que tienen en casa, reforzando siempre la victoria, para que de esa manera les importe más la máquina que cualquier otra cosa”. – músico de tragaperras.

Una familia

Como cualquier otro ámbito social que tenga relacion con temas de adicción; el mundo del juego, y sus entornos pueden ser una mala influencia, las personas que lo rodean pueden convertirse, con el transcurso del tiempo, en una familia de malas compañías, cuando entras en la sala eres especial, y eres invitado a las mesas o a las salas online, juegas con tus amigos… ¿pero qué pasa cuando dejas de jugar?

“Eso ocurrió en el caso de mi abuela, no era capaz de dejar a aquella gente que le hacía compañía, se aburría en casa y preferia pasar el tiempo con los compañeros de juegos” – Joel Ross

Si pensamos detenidamente en la mayoría de las personas mayores, veremos que juegan al dominó o a las cartas, es algo que está muy presente en nuestro pais ¿que hay de malo en ir al casino de vez en cuando? Y ahí podemos caer en la trampa, los amigos de adicción, ni las máquinas son tus verdaderos compañeros.

 

Los amigos de adiccion, no son una familia.

“Esa adicción produjo que mi familiar una perdida considerable de dinero, que mantuvo en secreto, sacando el dinero restante de la venta de las joyas de nuestra familia, cuando lo descubrimos entramos en un verdadero shock, pues no sabíamos del sufrimiento qué había detrás de un simple juego, años más tarde nos reconoció cómo sufría y lo pasaba mal” – Joel Ross

Los experimentos sobre comportamientos adictivos han tenido un impacto muy importante, pero en el mundo del juegos incluso más, ya hace más de 40 años muchos científicos estadounidenses y rusos hacían experimentos: hacían pruebas con animales sobre cómo estimular partes del cerebro, normalmente utilizando ratas, para así, cambiar su manera de actuar e interactuar con su entorno.

Uno de los estudios más famosos es el de Iván Pávlov, en el cual utilizando una rata y un suelo electrificado, demostró como la rata prefería pasar por la electricidad para llegar a un botón, que le daba descargas de placer, ese botón, al final sobrescribió cualquier otro impulso, incluso las ganas de vivir, sí mezclamos este experimento con el de Skinner qué trataba el reforzar comportamientos a través de premios, nos damos cuenta de algo, si engañamos al cerebro para que la máquina y sus sonidos se conviertan en un estímulo positivo, significara, como es obvio, que tarde o temprano vamos a volver a las máquinas otra vez, hasta que dejemos de lado otras cosas que son importantes para nosotros, hasta que nada importe, igual qué lo que le pasó a la rata.

 

Cuando estás delante de las máquinas, es como si estuvieras alejado de todos los problemas, es una gran sensación y una manera de desconexión, llega un punto que el hecho de poner billetes y monedas se convierte en algo relajante, junto al clic de los botones y los premios, pero llega un momento en el que te preguntas sí vale la pena, cuando miras atrás te das cuenta de todos los años que has perdido, el resultado de jugar puede ser brutal para muchas familias, pérdida de amigos y familiares que se alejan, pérdidas ingentes de capital y una pérdida de tiempo brutal.

El hecho de que mi abuela mantuviera su enfermedad en secreto, vendiera las joyas de la familia y mintiera, hizo que naturalmente aumentará nuestra desconfianza en ella, en el manejo que hacía de su dinero especialmente, ello provoco tensiones familiares importantes.

Resultado

1.Dani perdio mas de 100.000 dolares.

2.Desconfianza y dejadez en sus amistades.

3.Adicción gradual a la enfermedad del juego.

Volver al menu